Esta semana el presidente Uribe acusó al senador Juan Fernando Cristo de haber entregado dos millones de pesos de la mafia a su campaña al Senado en 199.1 La acusación fue hecha a través de dos congresistas de la bancada de gobierno quienes aseguraron, en la Casa de Nariño, que los recursos los había recibido y devuelto un doctor de apellido Arenas.

Hoy encontramos al doctor Arenas, la única persona con ese apellido que trabajó en la campaña del entonces senador Uribe. Él es Roberto Arenas Bonilla, quien fue ministro y embajador en Bélgica. Dice que hay una confusión porque él, como director del movimiento de Álvaro Uribe, jamás recibió esos dineros. Y va más allá: Roberto Arenas dice que no conoce a Juan Fernando Cristo.

Una de las polémicas de esta semana entre el presidente  y el partido liberal se armó cuando dos congresistas de la bancada uribista afirmaron que en 1991, el senador Juan Fernando Cristo le había hecho llegar dos millones de pesos de dineros ilícitos a la campaña de Álvaro Uribe.

La versión fue respaldada por  el senador Efraín Cepeda, quién afirmó además que, según el presidente, dichos recursos los había recibido de Juan Fernando Cristo, un señor de apellido Arenas que trabajaba en la campaña Uribe.

Hoy encontramos a la única persona de apellido Arenas que estuvo vinculada a la campaña al senado de Uribe en 1991.

Se trata del ex ministro y ex embajador Roberto Arenas Bonilla, quien  aseguró que jamás recibió los recursos de los que los que ahora habla el presiente.

El doctor Arenas Bonilla dice que no conoció en esa época ni conoce aún al senador Juan Fernando Cristo.

Roberto Arenas, quien fue ministro y embajador en Bélgica reiteró que ninguna otra persona con su apellido trabajó en la campaña  de Uribe en 1991.

La declaración de Arenas Bonilla pone en evidencia una nueva inconsistencia en los señalamientos del presiente contra el senador opositor.