La agencia atómica rusa Rosatom inició las obras para la construcción de un reactor para el Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnología Nuclear (CIDTN) de Bolivia, proyecto que se había paralizado en 2019, informó la agencia RIA Novosti.

Se trata de una construcción “única y sin comparación en el mundo“, que se fundará en la ciudad de El Alto, situada a 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Según indicó Rosatom, el lugar de la construcción del reactor es el más alto del mundo entre los que han acogido instalaciones nucleares.

 

Te puede interesar: ¿Necesitan los vacunados contra el COVID-19 volver a usar tapabocas?

 

 

El subdirector general de la corporación rusa, Kiril Komarov, señaló que el CIDTN comenzará su andadura en 2024.

Ese reactor, que comenzará a funcionar en 2024, es un milagro tecnológico, que incluirá a Bolivia en la lista de países innovadores, que no son muchos“, dijo Komarov.

El 6 de marzo de 2016, el Gobierno de Bolivia y Rusia firmaron un acuerdo intergubernamental sobre, entre otras cosas, la construcción de un centro de investigación nuclear.

 

Mira también: Maduro confirma que la variante delta llegó a Venezuela

 

 

El proyecto, valorado en 300 millones de dólares consta, según datos oficiales, de un reactor nuclear de investigación de baja potencia, un centro de ciclotrón-radiofarmacia, una planta multipropósito de irradiación y un laboratorio de investigaciones nucleares y capacitación.

Entre los fines de las instalaciones, que ocuparán 15 hectáreas, figuran la investigación energética, médica y agroalimentaria.

 

Mira además: China urge a EE. UU. a que deje de percibirlo como un “enemigo imaginario”

 

 

La construcción del centro forma parte del plan civil de energía atómica con fines pacíficos anunciado por el Gobierno boliviano en 2014 y que cuenta con el respaldo del Organismo Internacional de Energía Atómica.

El proyecto, que inicialmente preveía la construcción del reactor para 2022, quedó paralizado en 2019 y se reactivó este año.