Con la disparada de contagios de COVID-19 por la variante delta en Estados Unidos, las personas completamente inmunizadas se preguntan si deben volver a usar tapabocas en espacios cerrados.

Las vacunas anticovid demostraron ser efectivas contra las versiones más duras de la enfermedad que conllevan hospitalización y muerte.

 

Lea también: Farah y Cabal alcanzan los cuartos de final en torneo olímpico de dobles en tenis

 

Pero expertos dijeron a la AFP que no es igual para todos y que la gente debe considerar factores como la transmisión comunitaria, los niveles de riesgo personal y su propia tolerancia al riesgo para decidir qué les conviene.

Bajo riesgo para los inoculados

En mayo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) retiraron la directiva de uso de mascarilla para las personas vacunadas.

En ese momento, los casos caían en picado y el gobierno de Joe Biden estaba ansioso por declarar un regreso a la normalidad en medio de una campaña de vacunación que avanzaba a muy buen ritmo.

 

Lea también: Asegurados presuntos responsables del secuestro y tortura a miembros del Esmad

 

Pero ahora hay un alarmante aumento de los casos provocado por la variante delta, la más contagiosa surgida hasta la fecha, en zonas de baja inoculación, que ha enlentecido considerablemente su paso.

La disparada no implicó, sin embargo, que aumentaran los ingresos hospitalarios ni las muertes.

Con el 80% de las personas mayores completamente inmunizadas, el promedio de muertes diarias se mantiene en 200, mucho menos que las 3.500 durante la peor ola de contagios en el pasado invierno boreal.

En tanto, el 99,5% de las muertes se produjeron entre no vacunados, indicó el fin de semana pasado Vivek Murthy, alta autoridad médica del gobierno.

Walensky defendió las recomendaciones de mayo respecto del tapabocas y subrayó que los CDC siempre dijeron que las comunidades y las personas deben considerar las condiciones locales.

 

Podría leer: Autoridades han capturado 134 personas, presuntos responsables de “criminalidad urbana”

 

“Si uno se encuentra en una zona con una alta tasa de casos y baja tasa de vacunación (…) ciertamente debería usar mascarilla si no está vacunado”, dijo.

Y si tiene la “protección excepcional de las vacunas” igual “puede tomar la decisión personal de agregar capas de protección si lo desea”.

El entorno importa

Joseph Allen, profesor asociado de la Facultad de Salud Pública TH Chan de Harvard, dijo a la AFP que apoya la opinión de los CDC, pues si bien la OMS insta a las personas completamente vacunadas a seguir usando barbijo, es una recomendación a nivel global, ya que solo 13,4% de la población mundial está totalmente inmunizada.

En lo que respecta a los contagios entre los vacunados, un estudio reciente de una prisión estadounidense encontró 27 casos positivos entre 2.380 inoculados, el 1,1%. Todos eran asintomáticos y se detectaron mediante exámenes de rutina.

Los asintomáticos tienen menos probabilidades de transmitir la enfermedad, mientras que se supone que las personas que desarrollan síntomas se aíslan per se.