Con una gran preocupación, para la industria del huevo y el pollo, terminó el decimonoveno Congreso anual de Fenavi en Bucaramanga.

«Si ponen IVA puede subir el huevo y eso nos preocupa mucho, por eso lo que estamos es advirtiendo la posible disminución del consumo porque al final va aumentar un 19 % si ponen esa tarifa y lo que nos preocupa es que puede afectar toda la canasta familiar de los estratos más bajos», sostuvo Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi. 

Para el sector avícola del país, más que impuestos, la solución está en ponerle el ojo a los evasores.

«Hacemos también un llamado a que se fiscalicen a las personas que no están siendo fiscalizadas, es excesiva a veces la carga que se le pone a ciertos sectores que son formales, los cuales es más fácil fiscalizar pero también se tiene que empezar a revisar todos aquellos sectores que están pasando por debajo del radar», dijo Moreno. 

Pero los temores de la industria que surte a esta cadena alimenticia van más allá del IVA.

Marta Ruth Velásquez, directora ejecutiva de Fenavi Santander indicó, «que nos sigue preocupando, no solo como sector sino como región, la débil infraestructura que tenemos para movilizarnos para ser eficientes y competitivos. Sentimos que falta mucho ya que obviamente con voluntad se mueven las cosas pero sigue siendo sin duda un talón de aquiles para la economía». 

Por otra parte, Wilman Efrén Molina López aseguró, «si llegamos a ser grabados nos preocuparía mucho porque en este momento estamos pasando por una crisis muy grande, los productores de panela estamos perdiendo de 500 a 600 pesos el kilo de panela necesitamos que el Gobierno nacional nos mire».

Publicidad

Uno de los proveedores de insumos avícolas, Álvaro Piedrahita dijo, «hay como un resquemor, hay una incertidumbre del gremio de lo que va pasar y finalmente los que estamos atrás apoyando, pues obviamente nos vemos directamente perjudicados. Es como de incertidumbre lo que tenemos en este momento».

El congreso récord de asistencia en la historia avícola del país cierra con millonarias ventas en todos los renglones de la economía, sumado a la esperanza de las promesas del Gobierno en lo referente a exenciones tributarias por 10 años, capacitaciones fitosanitarias y la no apertura a nuevos tratados de libre comercio lo que impulsaría la exportación de los productos nacionales.