En Pradera, Valle, aseguran que la alcaldía pagó una obra de alcantarilladoque jamás se hizo. El alcalde dice que si y lo recuerda muy bien porque fue el interventor de la polémica obra y tiene una carta que lo certifica, pero nadie se explica cómo hicieron un alcantarillado sin romper jamás el pavimento. ¡Qué tal esto!

“La obra se ejecutó, la obra tuvo su acompañamiento de veeduría, tenemos todos los controles”.

Controles entre los que figuran una serie de firmas que la alcaldía entregó a la fiscalía en la que los vecinos confirmaban que la obra si se hizo.

“Levantaron eso si ellos fue unas firmas de los vecinos manifestando que esa obra se había ejecutado, pero parece que eso se hizo con rayos láser o no se qué cuestiones utilizaron, pero eso quedó sano.

El inconformismo es tal que los beneficiarios con la obra en disputa le preguntaron a Acuavalle, la empresa de acueducto del departamento, si el municipio de praderas le entregó en agosto de 2005 la obra de reposición de alcantarillado de la calle sexta con carreta octava.

Publicidad

“En ningún momento ni en el año 2004 ni en el año 2005 ellos recibieron esa obra que supuestamente ellos hicieron y cancelaron.”

El nuevo alcalde Guido Caicedo, quien en su momento fue el interventor de la obra, asegura que ya todo fue investigado por la Fiscalia, la Procuraduría y la Fiscalia.

 “Ya hubo fallos a favor de nosotros”.

La Fiscalia precluyó la investigación a favor del municipio.

 “La Fiscalia archivó y a los señores concejales que demandaron este contrato, ni siquiera los llamaron, e sea el debido proceso se violó. Escucharon fue a los demandados a esos fue a los que escucharon y con eso archivaron.

El alcalde dice que todo eso es una persecución política en contra de la administración.

“Son unos adversarios políticos que no quieren el beneficio del pueblo sino un beneficio propio”.

Los vecinos dicen que ahí no hay nada de política, porque las denuncias fueron presentadas antes de las elecciones y por eso insisten en que la obra no se hizo y que no recuerdan haber visto maquinas excavando y enterrando tubos.

“No señor que obreros ni que culebras, ni para barrer”.

La última palabra ahora la tiene la Fiscalia, si decide revisar que sucedió con la investigación.