Durante una requisa nocturna, a un policía se le disparó accidentalmente su arma e hirió a una joven… la muchacha fue llevada al hospital de Engativa, en el occidente de Bogotá… Los exámenes médicos muestran que ella tiene una bala alojada en el cuello, pero en la historia clínica fue registrada como herida con un instrumento corto punzante… Como el detalle es importante para el reclamo que tiene qué hacer ante la Policía, fue a pedirle al hospital que corrigiera el error… Pero allá le dijeron que balas sólo sacaban en las películas… Qué tal esto.

Camila, una joven de 21 años, llegó el pasado 20 de abril al Hospital de Engativá, al occidente de Bogotá con una herida de bala en su cuello.

"Le preguntaron a mi prima y ella dijo, le disparó un policía".

Pero la historia médica de Camila fue cambiada en la central de urgencias de ese centro hospitalario.

"Me iban a robar y me chuzaron, no se con qué?.. Una hora de evolución de herida en el cuello, aparentemente con arma cortopunzante". 

Un mes después, ante los insistentes reclamos de Camila, le fue tomada esta radiografía. Según el diagnóstico del médico radiólogo del mismo Hospital de Engativá, la joven presenta:

"proyectil de arma de fuego localizado hacia la región submandibular izquierda".

Pero entonces por qué el Hospital se sostuvo en la versión inicial de arma blanca…

"Los médicos no determinamos mecanismos de trauma, siempre registramos lo que los pacientes nos dicen".

Esa madrugada Camila no dijo nada. Simplemente porque la bala le impedía hablar y por el estado de embriaguez en el que se encontraba, tras salir de un bar de la zona rosa en el que estaba con una prima y un amigo.

"Lo que registra la historia clínica, debe corresponder a lo que la paciente informó en el momento de su atención".

"El hospital ya está adelantando la investigación de control interno para saber cuáles son las causas, motivos que llevaron aparentemente al cambio de la historia clínica".

Sin embargo, la doctora Fabiola Arza, sostiene que el Hospital si revisó la historia clínica de la joven herida.

"Se hace revisión, lo que pasa es que la gente no tiene en cuenta las dificultades de los diagnósticos de algunas cosas".

"Es un documento que es probatorio, y por lo tanto si es modificado, tendrá que responder la persona que lo realizó ante la justicia".

Pese a la claridad de la radiografía, esto no fue prueba suficiente para que a Camila le rectificaran su historia clínica.

"Fui a que me solucionaran. Yo pase la carta diciendo que esa no era mi versión, que esos no eran los hechos, que eso no había pasado".

Y no tuvo respuesta alguna por parte del gerente del Hospital Jairo López, tampoco de la doctora Fabiola Arza, Auditora médica de la institución clínica.

"Ella me dijo, historias clínicas yo no cambio, balas solo se sacan en las películas".

La Secretaria de Salud, anunció de inmediato que investigará a fondo el cambio de historia clínica de Camila.

"La Secretaría de Salud ya hizo una investigación de oficio, para establecer  si allí hubo una impericia médica o una falta institucional".

"Se enteró si hubo policía y Sijín dentro del Hospital?… No, no hubo ningún personal extraño que yo pueda establecer".

Este es otro detalle que preocupa a las autoridades. El porqué la funcionaria niega la presencia de la Policía dentro del Hospital la noche de los hechos, si la juez que adelanta el caso contra el uniformado que le disparó a la joven, ingresó con el Policía implicado, su conductor, dos coroneles y 4 agentes de la Sijín. Para este caso en particular la juez acudió al hospital, en desarrollo de su trabajo y por que el policía había aceptado que sí se le disparó su arma, accidentalmente contra la joven. 

" Ya fue corregida la historia clínica, pero no basta solo la corrección sino la investigación de porqué a la paciente no se le hizo el diagnóstico legal.

El Instituto de Medicina Legal, determinó que el disparo le causaría lesiones permanentes a la joven: Un testimonio imborrable de la bala que parece en la radiografía, pero que la historia clínica pretende negar.