Ceiber Ávila, el medallista olímpico, trajo a Colombia sus guantes ganadores y los entregó a su entrenador, con la esperanza de que él tenga algún día un techo en el cual entrenar a los futuros campeones, que hoy sólo pueden imaginar un ring profesional.

¡Qué Tal Esto!

Le podría interesar: Pékerman se ha enfrentado siete veces a selecciones europeas