Los comerciantes de los sectores más populares de Tunja están angustiados por el aumento de las tarifas del agua. Algunos ya han tenido qué cerrar sus negocios. Otros están a punto de hacerlo, porque el costo de los recibidos se ha multiplicado en algunos casos por tres. El alcalde revisó los incrementos y concluyó que hay un error,sin embargo los comerciantes siguen pagando los recibos con el valor inflado y equivocado… Qué tal esto!.

“ahí pican la manteca le echan el agua”

Este es el negocio que por más de 60 años doña Julia ha tenido en Tunja,  su especialidad la popular fritanga.

«El cuchuco de trigo con espinazo, también costilla, longaniza, la rellena, el lomo y los chicharrones»

Durante todos estos años, doña Julia ha conservado su negocio a punta de esfuerzo y trabajo, sus hijos han sido sus empleados.

«Muy poco personal porque mis hijos son artos y ellos son los que ayudan»

Publicidad

La fritanguera sólo se  abre los jueves

«Por la chicharronada, porque se prepara el cerdo y no se abre sino unicamente el jueves»

Pero ahora, abrirla se ha vuelto un dolor de cabeza.

«La longaniza viene con un poquito de gordo y la roja cero»

Habitualmente su recibo de agua llegaba por 60.000 pesos.

«Fuimos al acueducto a Seraqa y nos mostraron el acuerdo que había inscrito el señor benigno Hernán Díaz con los concejales»

Desde diciembre de 2007 todo eso cambio.

«Es una contribución que disque va para los demás estratos, para el estrato tres y cuatro»

Su recibo de  agua se convirtió  en una tortura.

Y es que desde que el concejo municipal y el anterior alcalde firmaron este acuerdo.

«El acuerdo 0029 de diciembre de 2007 establece es los sobreprecios y las contribuciones que deben pagar los usuarios industriales, comerciales»

El aumento en el recibo ha sido casi de un 100%

«No es justo que un estrato uno, comercial vaya a subsidiar a un estrato tres, un estrato cuatro»

«Como va ser que el estrato uno los va a estar subsidiando al que tiene dinero, eso no justifica en algún momento»

«A todos los comerciantes que este clasificado como estrato comercial nos están metiendo esa contribución que equivale a veces al 90% o un 100% que equivale al doble»

Pero el caso de doña Julia es uno de los tantos que se presenta en Tunja.

Y es que por cuenta del recibo ya son varios los habitantes que tendrán que cerrar sus pequeños negocios.

«Antes yo pagaba 18 o 15, ahora pago 30»

«Son más las mismas arandelas que el mismo consumo»

«Como va a subsidiar al tres  y al cuatro, no, es el colmo¨

Hasta el alcalde reconoce el tremendo error.

«En el decreto 057 se daba un mínimo, por ejemplo, para el estrato cinco un 50%, el le pasó 150% para el comercial, igualmente le incrementó el 150% y para el industrial el 30% y le incrementó»

Los habitantes sólo esperan que aparezca el responsable de lo que ellos llaman, una equivocación.

«No ve que uno va allá y nadie le dice nada»

Porque incluso algunos ya no tienen ni para pagar el recibo.

«No alcanza, nosotros nos toca a darle a mi mamá para que pague su agua acá, por no quitarle el negocio¨

«A uno no le alcanza para comer»

¨Está cortado el agua, quiere ver»

El concejo municipal se justifica

«Estos subsidios y estos sobreprecios siempre han existido»

Y asegura que esa plata sólo es para subsidiar a los estratos menos favorecidos.

«En este momento se está subsidiando al estrato uno en un 70%, al dos en el 40% y al tres en el 80%»

Pero el alcalde vuelve y reconoce el error.

«Se incremento descabelladamente los porcentajes autorizados por el gobierno»

Ahora les promete una solución.

«Vamos a colocar unos reajustes netamente lógicos»

Pero mientras que esa solución llega, los habitantes  tendrán que seguir pagando el recibo.

«Los pobres subsidiando a los ricos, en qué país vivimos!»