Hace dos meses, en una investigación de Qué tal esto, mostramos el caso de un ciudadano a quien le usurparon su identidad. El señor está sufriendo las consecuencias de esto porque quien se identificaba con su cédula está preso, cuando mostramos el caso y todo quedó claro, esperábamos que los jueces cumplieran con un trámite que debe ser inmediato, de acuerdo a la Ley. Ese trámite simplemente debe reconocer que el dueño de la cédula no le debe nada a la justicia, pero nadie sabe cuál es la interpretación en Colombia de la palabra INMEDIATO, porque han pasado dos meses y el problema sigue.

Qué tal esto.

Oscar Eduardo Martínez Basto se dio cuenta que estaba en la cárcel, hace un año cuando fue a ejercer su derecho al voto, allí se enteró que su nombre y numero de cedula estaban pagando una condena de 7 años por entrenamiento de sicarios.

El 17 de febrero Noticias Uno publicó el caso de Oscar Eduardo.

El juzgado octavo penal del circuito de Bogotá, el mismo que había condenado al hombre que se encuentra en la cárcel de Girardot, se encargó de iniciar el proceso de identificación de los dos hombres para determinar quien era el delincuente.

En el documento quedó claro que el hombre que se encuentra en la cárcel es Néstor Raúl Cristancho Cruz.

Pero después de recibir la aclaración del DAS comenzó de nuevo el problema para Oscar Eduardo.

El juez octavo según estos documentos le solicitó en dos ocasiones al juez único de ejecución de penas de Girardot, que enviara la copia del proceso, pero nunca recibió respuesta.

El juez de Girardot asegura que jamás ha llegado a su despacho esa solicitud.

Que él esta llevando el proceso pero que aun no recibe los documentos del DAS.

Publicidad

Documentos que el juez octavo en Bogotá ya tiene.

El debió haber solucionado el problema de Oscar Eduardo hace mucho tiempo por una razón lógica.

Lo peor es que es un trámite que la ley dice que se debe cumplirse de manera inmediata.

Pero Oscar Eduardo, ya ha esperado mas de dos meses desde se conoció su historia y su nombre no desaparece aun de ese proceso.

Y mientras los jueces de Bogotá y Girardot deciden cual de los dos es el que va a corregir el proceso, el nombre y la cedula de Oscar Eduardo Martínez Basto, continúan en la cárcel a la espera de la libertad por buen comportamiento.

Y el verdadero Oscar está señalado por estar preso.