Un centenar de expendios ilegales de carne al por mayor funcionan en el sur de Bogotá, en una zona a la que la Policía no entra por insegura, y el Invima y la Secretaría de Salud tampoco porque creen que su función no es evitar la venta ilegal de carne.