Para la mayoría de los niños en edad escolar, la palabra puente es una gran noticia… Pero para los estudiantes de una escuela rural en Nariño, la palabra puente es una pesadilla… Ustedes lo entenderán cuando vean esta historia y digan como ellos… ¡Qué tal esto!

Para los jóvenes de los barrios Popular y Gueisaquillo en zona rural  de Pasto, ir a estudiar es toda  una odisea.

“Cuando se va el puente toca pasar por el río, nos queda incómodo.” “Nos toca pasar por el agua”

Son alrededor de 200 niños que tienen que arriesgar sus vidas para poder asistir a clases…

“Esto es un riesgo muy grande para estos pequeños.”

Deben atravesar el Río Pasto todos los días en dos ocasiones por un improvisado puente que la misma comunidad construyó con tres tablas y una base metálica, que no ofrece ninguna garantía cada vez que el caudal del río aumenta. “cada vez que llueve sale la avalancha y se lo lleva.”

Sin embargo, para estos pequeños no hay más opciones. Este puente es el único medio para no faltar a la escuela. Un paso obligado, que según ellos recorren con temor.

“De pronto nos caigamos del puente y nos podemos golpear.”

Miedo al que ya se acostumbraron, pues ya son varias generaciones de estudiantes las que han asistido a esta escuela inaugurada hace 11 años por la administración distrital, y que nunca ha tenido un paso seguro para pasar el río.

“Nos tienen abandonados.” “Que nos colaboren con un puente metálico por que los niños están corriendo alto riesgo.”

Publicidad

Por atravesar un río que según la misma comunidad desafortunadamente ya  ha cobrado la vida a varios estudiantes.

“Han perdido la vida como 4 niños.”

La última víctima del río Pasto, en esta zona, perdió la vida hace un año. “Se descolgó al río y se lo llevó”

Por eso algunos con tal de no faltar a la escuela, y ante lo peligroso que se ha vuelto transitar por el puente, prefieren arriesgarse de otra forma. “Toca atravesar así no más al pie del agua”

Sin importar los 5 grados de temperatura del agua, ni mucho menos  llegar a clases mojados. “Saltar las piedras, pasar por el río y mojar los zapatos”  “se les mojan los cuadernitos, la ropa”

Situación que esperan cambie y que las autoridades y el gobierno municipal se acuerde del drama que viven los más pequeños de este sector de Pasto.

“que se acuerden de la gente pobre.”

Según el Secretario de educación de Pasto la administración municipal ya tomó cartas en el asunto.

“Ya se están haciendo los trámites en la Secretaría de Educación  y la alcaldía para dar una solución definitiva a ese problema.”

Sin embargo, para las directivas de la escuela y para la comunidad todo  se quedó en veremos.

“Vinieron 2 funcionarios, revisaron pero no pasó nada.” “Hasta ahora no ha habido solución y los niños siguen pasando por debajo.”

Exponiendo sus vidas todos los días con tal de no perder la oportunidad de estudiar.;