La Corte Constitucional corrigió una de sus sentencias, desconoció una ley y autorizó el regreso a la barbarie.

En su sala plena de hoy, la Corte aprobó, por seis votos contra dos y una abstención, el regreso pleno a las corridas de toros. Los magistrados Diana Fajardo y Alberto Rojas salvaron su voto, y la magistrada Cristina Pardo se declaró impedida.

El magistrado Rojas consideró que la sentencia contrariaba el espíritu de la Ley 1774 del 6 de enero de 2016, en el sentido de que todos los animales son seres sintientes: que sienten dolor cuando se les clava un punzón o se les despedaza con una espada. ¿Qué dice la ley citada por el magistrado Rojas?

«Artículo 1.° Objeto. Los animales como seres sintientes no son cosas, recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial, el causado directa o indirectamente por los humanos, por lo cual, en la presente ley se tipifican como punibles algunas conductas relacionadas con el maltrato a los animales […]».

Si los toros pudieran hablar como lo hacemos los seres humanos, estoy segura de que pedirían que se les aplicara a los seis magistrados miembros de la Corte Constitucional que votaron por el sí a la masacre, que se las decretaran a ellos como seres que también son sintientes. Volvemos a la época de bárbaras naciones.