Una “considerable cantidad” de pruebas anticovid fraudulentas fueron detectadas entre espectadores invitados a la final de la Copa América-2021 que disputan la noche de este sábado Argentina y Brasil en el estadio Maracaná, informó la Conmebol.

“Fue detectada una considerable cantidad de pruebas de PCR fraudulentas, de personas acreditadas tanto en la tribuna argentina como en la tribuna brasileña. Estas personas no podrán ingresar al estadio”, dijo la Conmebol en un comunicado, que no especifica el número de exámenes falsos.

Podría leer: Colombia se queda con el tercer puesto de la Copa América

Las pruebas negativas de covid-19 son un requisito obligatorio para el ingreso al mítico estadio carioca.

La alcaldía de Rio de Janeiro autorizó dos días antes de la superfinal, el ingreso de cerca de cinco mil espectadores, sin costo, que junto a otros invitados corresponde a alrededor del 10 % del aforo del Maracaná, de unos 77.000 espectadores.

Es el único partido de los 28 de esta Copa América que se jugará con público. “Todos los asistentes deberán presentar la prueba de laboratorio con resultado negativo para poder acceder. No se hará ninguna clase de excepción”, advirtió la institución del fútbol sudamericano.

Le puede interesar: Familia de colombiano muerto en Haití desmiente participación del hombre en magnicidio

La Asociación del Fútbol Argentino aseguró que otorgará de forma gratuita a argentinos residentes en Brasil los ingresos que le corresponden. La Confederación Brasileña de Fútbol no ha precisado a quién otorgará sus boletos.

La Conmebol aseguró que los controles para el ingreso a la final del torneo “serán extremadamente rigurosos, así como la aplicación de los protocolos sanitarios y las medidas de prevención”.

Lea también: ELN y Clan del Golfo buscarían financiar actos vandálicos en los próximos días en Antioquia: MinDefensa

Al mismo tiempo, el organismo sudamericano dijo que analiza la posibilidad “de aumentar los controles en caso de necesidad”.

La ciudad de Rio de Janeiro registra más de 372.000 casos de covid-19 y más de 29.000 decesos, de 530.000 en todo Brasil, el segundo país con más fallecidos por la pandemia.