El francés Victor Lafay (Cofidis) se impuso en la octava etapa del Giro de Italia tras derrotar a sus compañeros de fuga en las rampas de Guardia Sanframondi. El húngaro Attila Valter (Groupama FDJ) salvó la magila rosa un día más.

Apenas hubo movimientos entre los hombres de la general, que subieron el ritmo en los últimos kilómetros, aunque ninguno de los aspirantes sufrió para entrar en el grupo principal. Pello Bilbao (Bahrein) tuvo un enganchón ya dentro de los últimos mil metros y llegó algo más rezagado a la línea de meta.

Lea también: Popayán vivió noche de caos en medio de protestas contra la Policía

La salida fue rapidísima, por un terreno abierto y con el viento tomando un papel protagonista. Cuando el pelotón se preparaba para evitar que una fuga se formase pronto y la tranquilidad reinara hasta la llegada de los puertos, Eolo decidió ponerse a jugar y el nerviosismo se instaló por todos lados.

 

La actuación de los colombianos

Ineos entendió la situación y puso empeño en intentar sacar provecho de ello con el italiano Filippo Ganna siempre cuidando del colombiano Egan Bernal, que se filtró en un grupo delantero mientras muchos de los demás favoritos se quedaban más atrás. Deceuninck solventó ese momento de incertidumbre y, aunque la tensión se mantuvo durante más de cincuenta kilómetros, ya no hubo lugar para más sorpresas.

Publicidad

Le puede interesar: Tras el cierre de negocios han crecido las cocinas ocultas y los domicilios

El desenlace en la escapada fue intenso, con Victor Campenaerts (Team Qhubeka) buscando su oportunidad constantemente, algo similar a lo que intentó en el descenso del primer puerto el colombiano Fernando Gaviria (UAE Emirates), que se filtró en la fuga, sumó puntos en su lucha por la Ciclamino y también tuvo tiempo de irse al suelo cuando atacaba bajando.

Ganó Lafay porque fue el más fuerte en esas rampas finales de Guardia Sanframondi donde terminó la octava etapa. Casi cinco minutos más tarde llego el grupo con los favoritos, encabezado por el portugués Joao Almeida (Deceuninck), Egan Bernal, Remco Evenepoel (Deceninck), Simon Yates y compañía firmaron la paz ante la llegada de los platos principales.

Conozca más: Popayán vivió noche de caos en medio de protestas contra la Policía

Será este domingo cuando todos ellos afronten una prueba de fuego, quizá la primera de verdad. Los corredores tendrán que cubrir los 158 kilómetros que separan Castel di Sangro de Campo Felice, una subida de primera categoría que termina con un tramo del famoso ‘sterrato’ italiano.

Antes, por el camino, se verán obligados a superar otras tres ascensiones importantes, dos de segunda y una de tercera categoría en otra etapa que volverá a poner las cartas sobre la mesa entre los grandes favoritos a conquistar este Giro 2021.