La Corte Constitucional falló una tutela presentada por la Defensoría del Pueblo para proteger los derechos de las mujeres futbolistas del país por la discriminación a la que fueron sometidas por cuenta de una declaración que dio, en diciembre de 2018, el mayor accionista del Club Deportes Tolima, Gabriel Camargo.

El tribunal cuestionó las siguientes declaraciones entregadas por Camargo en una rueda de prensa: “eso anda mal. Eso no da nada ni económicamente ni nada de esas cosas. Aparte de los problemas que dan las mujeres. Son más tomatragos que los hombres… Pregúntele a los del Huila como están de arrepentidos de haber sacado el título y haberle invertido tanta plata al equipo… Y fuera de eso, les recuerdo, es un caldo de cultivo del lesbianismo tremendo”.

 

Te puede interesar: Corte Constitucional revisará el reconocimiento deportivo al Club Real Sincelejo

 

 

Aunque el dirigente deportivo ofreció excusas, la Corte consideró, con ponencia del magistrado José Fernando Reyes, que éste debe retractarse de sus declaraciones discriminatorias en el mismo espacio en que las dio. Es decir, deberá convocar a una rueda de prensa y tendrá para ello un plazo de 15 días.

A esta rueda de prensa podrán asistir las jugadoras, formular preguntas y establecer un diálogo a manera de reflexión. “En dicha convocatoria el señor Camargo Salamanca deberá leer el comunicado a través del cual ofreció disculpas públicas y se retractó de sus declaraciones. También tendrá que hacer referencia a las disposiciones adoptadas por la FIFA y la Federación Colombiana de Fútbol para enfrentar la discriminación por razones de género“, advierte la Corte.

 

Mira además: Primera dama resaltó la importancia de la juventud como gestores de cambio social

 

 

Camargo también tendrá que poner en marcha un plan para erradicar cualquier práctica discriminatoria en su equipo de fútbol femenino.

Su opinión establece diferencias arbitrarias y humillantes respecto de un grupo poblacional de especial protección constitucional en razón de su género y orientación sexual (…) las expresiones del accionado responden a la discriminación estructural contra las futbolistas, la cual es producto de la naturalización y la consecuente invisibilización de comportamientos o actitudes sexistas y misóginas“, dice la Corte.

Como quiera que la decisión reconoce que existen profundas brechas entre la práctica de este deporte entre hombres y mujeres, se exhorta a los ministerios del Deporte y de Educación y a la Consejería para la Equidad de la Mujer a que diseñen un programa sobre los derechos humanos de las mujeres.