Como un ‘asesino en serie’ fue catalogado Jorge Ignacio Palma, un ciudadano colombiano condenado a 158 años y 11 meses de prisión por su responsabilidad en el asesinato de tres mujeres en España, según dice la sentencia divulgada este jueves.

Palma, que es oriundo de Ibagué, afrontó una extensa cadena de juicios en su contra donde respondió a las causas de los feminicidios contra Marta Calvo, Lady Marcela y Arliene Ramos. La Corte de Valencia lo considera también sindicado de asesinar a seis mujeres más y de abusar sexualmente de otras diez.

Pese a la extensa sentencia, el tribunal ratificó que esta podría reducirse a un máximo de 40 años, por lo que los familiares de las víctimas piden prisión permanente revisable al colombiano.

Palma, quien es catalogado como ‘El Descuartizador’, también deberá pagar una fianza de $640.000 euros (más de 2.8 billones de pesos) tanto a sus víctimas como a sus familiares.

Conozca más: Delincuentes roban carro pero ven algo inusual dentro de él y decide devolverlo dejando una nota

El grotesco método de perversión sexual

Según las investigaciones de la Policía española, el modus operandi de Palma consistía en lo siguiente: contactaba a sus víctimas para luego ganarse su confianza y, ya en la cama y desnudos, el hombre introducía cocaína en sus partes íntimas, causándoles la muerte de forma casi que instantánea:

“Palma introducía droga en los genitales de las víctimas, de forma sorpresiva y sin darles capacidad de reacción”, puntualiza el veredicto final de la sentencia.

En su defensa, Palma alegó que las muertes que causó fueron accidentales. No obstante, los abogados de las víctimas desmintieron estas apelaciones argumentando que el hombre, al consumir previamente las sustancias que alteraran la percepción de las mujeres, y al serles suministrada genitalmente la cocaína sin su autorización, denotaban “una comportamiento violento ante la imagen de la mujer“.

El hecho de utilizar a todas las mujeres de forma instrumental, contratándolas con la excusa de realizar actos sexuales y, sin embargo, buscar dominarlas y someterlas a su perversión, introduciéndolas sustancia estupefacientes sin su consentimiento”, precisa el dictamen.

También puedes leer: Central nuclear de Zaporiyia apaga uno de sus reactores tras bombardeos

La condena “no era lo que quería”

‘El Descuartizador’ permanece recluido en prisión preventiva tras confesar haber asesinado y descuartizado el cuerpo de Marta Calvo, que al día de hoy sigue reportado como desaparecido.

Marisol Burón, madre de la víctima, señaló que no tener en sus manos el cuerpo de su hija le representaba un ‘batacazo emocional’, y que la pena impuesta a su respectivo asesino no terminaba de mitigar el daño.

 “Con una condena de 160 años estará unos 40 años de prisión, pero no es lo que yo quería. Se trata de unos hechos muy graves, y sigue ocultando el cuerpo de mi hija”, dijo Burón ante el juzgado.

La justicia española no descarta que Palma, quien contaba con antecedentes por narcotráfico desde 2004, usaba otro tipo de sustancias diferentes a la cocaína para someter a sus víctimas.