El ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello, anunció que el Gobierno pretende adquirir 46 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus que desarrolla la empresa china Sinovac, por un valor de 427 millones de dólares.

Esa iniciativa se suma a la negociación ya pactada con la empresa AstraZeneca y la Universidad de Oxford, mediante la cual el Gobierno garantizó 100 millones de dosis de otra vacuna que, al igual que la de Sinovac, se experimenta en Brasil.

En el vecino país la pandemia ya deja unos 154.200 muertos y 5,2 millones de contagios.

Lea también: Gobierno de Estados Unidos cierra sus puertas a miles de colombianos

Pazuello aseguró que las vacunas serán distribuidas entre todos los estados, por medio del Plan Nacional de Inmunizaciones (PNI).

«Tenemos la experiencia de todos los procesos de logística», que fue «conquistada a lo largo de 47 años con el PNI«, dijo.

Publicidad

Añadió, además, que la intención del Gobierno, aún pendiente de que la eficacia de los antídotos sea «comprobada científicamente«, es comenzar a vacunar a la población brasileña a partir de enero.

En video: Rusia crea campaña de desinformación para ridiculizar la vacuna de Oxford contra la COVID-19

Sin embargo, tanto la vacuna de Sinovac como la de Oxford están aún en período de pruebas y, antes de ser suministradas, deberán ser certificadas por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) y por el propio Ministerio de Salud.

A las compras ya pactadas por Brasil, se agrega otra adquisición de 42 millones de dosis acordada por adelantado por las autoridades del estado de Sao Paulo, también con la china Sinovac.

Ver más: Gobierno de China pide a sus soldados «prepararse para la guerra»

En Brasil también se experimentan las vacunas que desarrollan los laboratorios Johnson & Johnson y el consorcio formado por BioNTech (Alemania) y Wyeth/Pfizer (Estados Unidos).

En tanto que los estados de Bahía y Paraná se preparan para iniciar experimentos con la Sputnik V rusa.