El papa Francisco expresó el domingo su “preocupación” por las crecientes tensiones entre el gobierno de Nicaragua y la Iglesia católica, dos días después de la detención del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, crítico con el presidente Daniel Ortega.

“Sigo de cerca con preocupación y dolor la situación creada en Nicaragua, que implica a personas e instituciones,” dijo el pontífice tras la oración del Ángelus.

Lea más: Mujer incendió la casa de su mamá porque esta no quiso cuidar a sus nietos

Francisco expresó su “convicción y esperanza de que a través de un diálogo abierto y sincero se puedan encontrar aún las bases para una convivencia respetuosa y pacífica”.

Una portavoz del jefe de la diplomacia europea Unión Europea (UE), Josep Borrell, dijo que la UE “sigue de cerca la situación con preocupación”.

Vea más: Dos niños fallecieron tras quedar sepultados en derrumbes en Yarumal y Betulia, Antioquia

Reiteró la posición de la UE en el sentido de que los “nicaragüenses deben encontrar una solución pacífica y diplomática a su crisis política a través del diálogo”.

Rolando Álvarez, crítico del presidente nicaragüense Daniel Ortega, fue detenido el viernes y trasladado a su residencia familiar en Managua donde permanece privado de libertad, en el último episodio del enfrentamiento entre el gobierno y la Iglesia católica.

Quizás le interese: El último deseo de un menor de 15 años que tiene cáncer terminal y que ha causado conmoción

La policía precisó que tomó la decisión de trasladar a Álvarez debido a que persistía en sus actividades “desestabilizadoras y provocadoras”.

Álvarez, de 55 años, estaba sitiado en la curia de Matagalpa por la policía desde el 4 de agosto en el marco de una pesquisa por “organizar grupos violentos” e incitar al “odio” para “desestabilizar al Estado de Nicaragua“.

Conozca más: ‘El cerebro de Putin’ iba a viajar en el carro en el que murió su hija: se salvó por decisión de último momento

El obispo había denunciado el cierre por parte de las autoridades de cinco emisoras católicas y había reclamado al gobierno de Daniel Ortega respeto a la “libertad” religiosa.