Babis Anagnostopoulos aseguró que unos ladrones entraron a su casa, asfixiaron a su esposa en frente de su bebé y ahorcaron a su perro, sin embargo, luego de investigaciones, las autoridades descubrieron que fue él quien asesinó a su compañera sentimental.

Anagnostopoulos es de Grecia, tiene 33 años y es piloto de helicóptero. Este viernes fue acusado de homicidio después de que admitió que el 11 de mayo asesinó a su esposa de 20 años, Caroline Crouch.

Lea más: Piden al Gobierno priorizar la vacunación a los universitarios

Antes de confesar el homicidio, el piloto mantuvo un mes aseverando que su cónyuge había sido asesinada en un atroz robo en su casa en Glyka Nera, situado a las afueras de Atenas. Fue tan creíble su historia, que apareció en la televisión nacional para contar su “versión” de lo ocurrido.

Inicialmente, Anagnostopoulos llamó a la Policía los cuales, encontraron a Crouch muerta en el dormitorio de su casa. De acuerdo al hombre, los supuestos ladrones extranjeros habían irrumpido su hogar, estrangularon a su esposa, amenazaron de matar a su bebé y luego huyeron con 15 mil euros en efectivo.

Podría leer: Defensor del Pueblo pide protección de los derechos de los refugiados en Colombia

“No lo puedo describir. (…) Espero que esto no le pase a nadie más”, dijo posteriormente Anagnostopoulos en la televisión nacional, agregando que “rogó” a los ladrones que no hicieran daño a su familia, según indica el medio Sky News.

Su historia conmovió a las autoridades, que la Policía llegó a ofrecer una recompensa de hasta 300 mil euros por información que permitiera dar con la captura de los asaltantes, por lo cual, en los primeros días de investigación, arrestaron a un hombre oriundo de Georgia.

Lea más: Autoridades incautan 300 kilos de clorhidrato de cocaína en Buenaventura

A pesar de ello, las autoridades determinaron que Anagnostopoulos inventó la historia y este jueves, el hombre admitió que asfixió a su esposa luego de haber tenido una pelea con ella y que ésta amenazara de dejarlo y llevarse a su hija.

La Policía determinó que gracias a los dispositivos tecnológicos lograron comprobar que la versión del piloto era falsa, ya que el reloj inteligente de Crouch mostró que su corazón había dejado de latir horas antes de que ocurriera el robo.

Podría leer: Guinea y la OMS declaran el fin del segundo brote de ébola en el país

Además, los datos de rastreo del teléfono de Anagnostopoulos indicaban que durante la noche del crimen, el hombre estuvo moviéndose por toda la casa, lo cual demostró una incoherencia en su versión, ya que afirmó haber estado atado a la cama.

Asimismo, la tarjeta de memoria de una cámara de seguridad de la casa, fue removida horas antes en que el piloto afirmó que habían ocurrido los hechos.

Conozca más: Suspenden vacunación contra el COVID-19 en Bucaramanga por falta de dosis

Tras las investigaciones, Anagnostopoulos fue detenido este jueves luego de asistir a un evento conmemorativo de su esposa. El piloto duró ocho horas en una sesión de interrogatorio y , según sus abogados, el hombre expresó remordimiento por sus acciones. No obstante, el hombre fue acusado de homicidio voluntario y maltrato animal.