Un joven ocultó la muerte de su abuela y siguió cobrando la pensión. Mediante una carta les explicó a sus familiares la verdad.

El hecho que se conoció este sábado, ocurrió en la ciudad de Caseros en Argentina; allí vivía María Jevos de 89 años, junto a su nieto Agustín de 24 años de edad. El joven era el encargado de cuidar a la mujer y asimismo, les entregaba un reporte diario a la familia sobre el estado de salud de la abuela.

 

Lea más: Judicializan a alias ‘Camilo 40’, señalado cabecilla principal de organización criminal ‘Los Contadores’

 

Sin embargo, el joven cambió de actitud de un momento a otro, comenzó a cancelar las reuniones familiares excusándose del “miedo” de que si la visitaban podrían contagiar a su abuela de coronavirus.

De esta manera, Agustín enviaba ocasionalmente reportes de María Jevos, pero todo cambiaría el 29 de agosto cuando el joven no contestó su celular y fue en ese momento cuando las sospechas de sus tíos de que algo sucedía empezaron a tomar más fuerza.

 

Lea también: Los talibanes dispersan una protesta de mujeres con gases y tiros al aire

 

Los familiares siguieron insistiendo en contactarse sin éxito con Agustín, hasta que decidieron ir a la vivienda de la mujer. Una vez llegaron se encontraron con un panorama de terror.

La casa estaba totalmente abandonada y sucia, los cuartos estaban llenos de latas de cerveza, cajas de pizza, empanadas y envases de gaseosas llenos hasta la mitad, pero el horror lo vieron cuando entraron a la habitación de María Jevos.

Una de las habitaciones de la casa de María Jevos

 

Vea también: “No me dañen el carro que es de mi mamá”: las suplicas de un ladrón tras ser capturado en Medellín

 

Los hijos de la mujer de 89 años se encontraron con un cartel en la puerta de su cuarto el cual tenía un mensaje: “No entres Laura, llama 911. Léeme” y al lado de éste, una carta.

Los familiares entraron a la habitación donde hallaron el cuerpo de María Jevos en descomposición, casi en un estado esquelético y tapado con una cobija. Posteriormente, los tíos de Agustín leyeron la carta que éste había escrito para ellos.

 

Conozca más: Miles de personas vuelven a protestar en Francia contra el pasaporte sanitario

 

“La abuela murió hace unos meses por mi culpa y no sabía cómo decirlo. Aparentemente contrajo Covid-19. Un día la encontré medio decaída y le dije de ir al médico, pero al ser tan tarde no quería. Ese mismo día a la noche le subió la temperatura y me la encontré tirada en el piso”, dijo Agustín, según informó TN.

“Posponía los días porque no sabía cómo decirlo. Decidí irme, espero que algún día me perdonen. Toda la mugre que ves en casa se acumuló luego de la muerte de la abuela. Esos primeros meses fueron difíciles y recaí en el alcohol. Esto te lo digo para que sepas que la abuela no vivió en la mugre. Siempre estuvo de punta en blanco y como una reina. Me gustaría contarte bien cómo fue todo, pero no puedo. Un beso”, se lee en la carta.

 

Le puede interesar: El niño afgano de la camiseta de plástico de Leo Messi envió angustioso mensaje por temor a los talibanes

 

Según los investigadores, al parecer, María Jevos habría fallecido en marzo y su cuerpo duró en la vivienda casi seis meses. Agustín fue capturado por las autoridades cuando regresó de la ciudad Chascomús, donde al parecer, el joven había huido; sin embargo, él volvía cada mes para cobrar la pensión de su abuela, ya que no tenía trabajo.

Por su parte, un fiscal estableció y determinó el caso como “averiguación de causales de muerte y abandono de persona”.