El Gobierno de Paraguay señaló este miércoles que el fiscal antimafia Marcelo Pecci “era el objetivo” del ataque a tiros que segó su vida en la isla colombiana de Barú, donde se encontraba de luna de miel.

“Entendemos que era el objetivo, pero se están analizando varias alternativas y curso de acción”, declaró el ministro del Interior, Federico González, en una conferencia de prensa.

Lea también: UE levantará a partir de 16 de mayo la obligación de usar tapabocas en aviones y aeropuertos

Desconocidos que están siendo buscados por las autoridades dispararon contra Pecci en Barú, una isla ubicada a unos 40 minutos en lancha desde el balneario de Cartagena de Indias, donde estaba junto a su esposa, la periodista paraguaya Claudia Aguilera.

El funcionario habló desde Mburuvicha Róga -o casa del líder, como se denomina la residencial presidencial paraguaya en guaraní-, después de que el mandatario del país, Mario Abdo Benítez, encabezara una reunión con el equipo de seguridad de su Gobierno.

Quizás le interese: Pasajero de vuelo sin experiencia logró aterrizar un avión luego de que el piloto quedara incapacitado

Flanqueado por el canciller, Julio César Arriola, y otros funcionarios, González destacó el trabajo coordinado con Colombia.

Además, indicó que una delegación estadounidense que está en el país “comprometió su apoyo y ya empezó a trabajar” con las autoridades locales.

Sobre las posibles causas del atentado, el titular del Interior aseguró que “hay varias líneas de investigación”.

En ese sentido, no descartó la posibilidad de que el fiscal, uno de los más importantes del país, hubiese sido seguido desde Paraguay o que detrás del atentado esté el Clan del Golfo, cuyo líder máximo, Dairo Antonio Úsuga, fue recientemente extraditado a Estados Unidos.

“Todas esas posibilidades están siendo investigadas en este momento tanto en Colombia como acá en Paraguay”, agregó.