Uno de los hechos que causó fuerte impacto mediático en Colombia este martes tuvo que ver con la acción de un taxista que, presuntamente, intervino en el intento de robo que pretendió hacerle un fletero en Itagüí, Antioquia.

Un video de seguridad registró la secuencia en el barrio La Independencia, ubicado al sur del municipio del Valle de Aburrá, en la que el taxista dispara en repetidas ocasiones, a sangre fría y sin remordimiento al presunto delincuente que intentaba darse a la fuga en su moto, pero donde fue detenido por la comunidad.

Tras el cometido, la cámara captó como el conductor de servicio público aborda su vehículo y se fue de la escena del crimen sin más; su víctima murió en el acto por la gravedad de las heridas.

Luego, se conoció que el taxista fue capturado por la Policía gracias a la ayuda de los vídeos de seguridad, en los que lograron leer placas del vehículo y posteriormente captar la ruta que tomó el conductor del taxi y cuyo destino condujo su lugar de residencia, según la información entregada por el mayor Alexander Montañez, comandante del Distrito 7 de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

El mando policial notificó que el taxista fue enviado a la cárcel el mismo día que perpetró el homicidio.

“El taxista interviene en un atraco ajeno a él causándole la muerte a una persona (…) en un trabajo articulado con la Sijin y la Fiscalía, se logró capturar a esta persona. El día lunes se realizaron las audiencias preliminares y esta persona queda con medida de aseguramiento en centro carcelario”, informó el mayor Montañez.

También puedes leer: Un agente del CTI mató a disparos a un sujeto que irrumpió en su casa para “robarla” junto a un cómplice

Los cargos que enfrentaría

Pese a que se supo que el conductor deberá responder por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas, no se descarta que el taxista deba responder por más delitos.

Cabe recordar que por el delito de homicidio agravado, el Código Penal indica que el implicado puede incurrir en una pena carcelaria de doscientos ocho (208) a cuatrocientos cincuenta (450) meses, es decir, de 17 a 37 años de cárcel. Respecto al porte ilegal de armas, el Código Penal subraya que el procesado incurriría en una pena de nueve (9) a doce (12) años de prisión.

El taxista tampoco podría incurrir a hablar de una legítima defensa porque accionó el arma contra un civil que no cometió un hurto. Si así fuese, el taxista enfrentaría cargos por homicidio en legítima defensa, y cuya pena “podría rebajarse considerablemente”.

Sin embargo, hasta el momento no hay conocimiento de la pena carcelaria que enfrentaría el conductor.