La Fiscalía General de la Nación, en un trabajo articulado con la Policía Nacional detectaron que carne de caballo y de burro habrían sido distribuidas a algunos operadores del Plan Alimentación Escolar (PAE) en Santander.

Las indagaciones permitieron identificar a cuatro personas señaladas de realizar la misma actividad ilegal con entidades públicas, como un batallón y la cárcel Modelo; así como plazas de mercado y comercio informal en Bucaramanga.

Podría leer: Jair Bolsonaro recibe alta médica tras padecer una obstrucción intestinal

Los presuntos involucrados en esta conducta ilícita fueron identificados como: Enrique Cadena Rojas, alias ‘Mala Vida’ o ‘El Viejo’; Diego Armando Solano Cadena, Édison Cliebbords Villamizar Mendoza y Mario Alvarado Trujillo.

Estos hombres, supuestamente compraban equinos y asnos enfermos o muertos en diferentes puntos de la Costa Atlántica, y con guías de movilización falsas o alteradas los transportaban a un matadero clandestino en el sector La Feria, en Bucaramanga.

Conozca más: Colombia registra 23.486.275 vacunas aplicadas contra el COVID-19

Al parecer, en este lugar sacrificaban los animales en condiciones de salubridad precarias y los residuos sólidos y líquidos eran arrojados indiscriminadamente a un Distrito Regional de Manejo Integrado, una zona protegida y de reserva ambiental.

En varias diligencias en el área fueron encontrados esqueletos y vísceras; además, se constató el grave e irreversible daño ocasionado al suelo, la vegetación y la fauna.

Lea más: Primera Dama de Haití regresa al país tras el magnicidio de su esposo

El material de prueba da cuenta de que la carne obtenida en el matadero de La Feria habría sido comercializada en diferentes escenarios.

De igual manera, se determinó que el producto, presuntamente, era tratado con químicos para modificar la contextura, intentar hacerlo más blando y darle un color rojizo. Luego, lo empacaban y distribuían como si fuera de res.

Podría interesarle: “No permitiremos ni bloqueos ni violencia”: MinDefensa tras consejo de seguridad en Bogotá

En el caso de Enrique Cadena Rojas y Diego Armando Solano Cadena, tío y sobrino, respectivamente, se estableció que, supuestamente, fueron proveedores de carne de algunos de los contratistas encargados de abastecer de proteína a la cárcel Modelo y un batallón del Ejército Nacional en Bucaramanga.

Las labores de policía judicial evidenciaron que, al parecer, hicieron diferentes entregas en el último año, entre 200 y 500 kilogramos por pedido.

Lea más: Cárcel para ‘Las Convivir del Centro’, presuntos responsables de homicidios selectivos en Medellín

De otra parte, Édison Cliebbords Villamizar Mendoza y Mario Alvarado Trujillo, habrían vendido carne de equino y de asno a plazas de mercado, carnicerías y comercio informal de empanadas, lechona y otros productos alimenticios.

En su contra hay abundante evidencia e incautaciones del producto, el cual era transportado sin refrigeración en automóviles y vehículos de servicio público.

Podría leer: Asegurada en centro carcelario mujer que habría asesinado a su hija de dos años

Los cuatro presuntos implicados en esta conducta fueron capturados. Uno de ellos, Mario Alvarado Trujillo, fue detenido mientras ingresaba a la capital santandereana con un camión en el que transportaba 10 equinos sin los permisos de ley.

Este hombre sería familiar de Fernando Trujillo Gómez, quien es procesado por, supuestamente, proveer carne de caballo y de asno a algunos operadores del PAE en Santander.

Lea también: Tokio 2020 confirma el primer positivo en covid-19 en la Villa Olímpica

Una fiscal imputó a los capturados los delitos de: concierto para delinquir, daño a los recursos naturales agravado y corrupción de alimentos. Los cargos fueron aceptados por los procesados. En ese sentido, la juez de control de garantías les impuso medida de aseguramiento privativa de la libertad en el lugar de residencia.

En los últimos 10 meses, la Fiscalía y las autoridades locales han realizado, por lo menos, siete procedimientos contra estas personas en Bucaramanga y el área metropolitana. En las diligencias han hallado más de dos mil kilogramos de carne de caballo y de burro; asimismo, se han encontrado 20 equinos y 12 asnos en pie.