Un sacerdote intervino y ayudó a gestionar un corredor humanitario para cerca de mil jóvenes que se encontraban acorralados dentro de la universidad Industrial de Santander, en Bucaramanga, por enfrentamientos con el Esmad.

La jornada de protesta de este miércoles terminó en enfrentamientos con la Policía y las personas que estaban protestando, la cual se extendió casi hasta las once de la noche, al punto de que varios estudiantes usaron las redes sociales para pedir corredores humanitarios a la Alcaldía y a la Gobernación y poder salir. Una de las personas que atendió el llamado, fue el sacerdote episcopal, Javier Prada.

Lea también: Corte llama a indagatoria al senador Richard Aguilar por presunta corrupción

El sacerdote Prada afirmó que intervino, debido a que se “debe preservar la vida. Anoche fue la vida de los estudiantes, mañana puede ser la vida de un campesino, de un civil o de una persona que pertenezca a las fuerzas militares”.

Mi llamado es a la paz, se puede manifestar con tranquilidad, pero lo que vimos ayer fue unos niveles de violencia altísimos por parte de los señores del Esmad, cómo es posible que cuatro horas los estudiantes en la universidad (…) que le pedían humanamente un corredor para poder desalojar la universidad”, expresó el sacerdote.

Podría ver: El angustioso momento en que un hombre intenta secuestrar una niña de 11 años en Florida

El sacerdote dice que cuando llegó al centro educativo, evidenció “un espíritu de muerte”, gente que fue violentada, estudiantes en el piso y que lograron ser trasladadas por el esmero de las ambulancias, sin embargo, muchas personas tuvieron que ser atendidas dentro de la universidad.

“No fui solo yo, también fue la comunidad pidiéndole a los señores del Esmad que se retiraran. Llevaban cuatro horas lanzando gases, habían embarazadas, personas de alta edad y niños”, sostuvo el sacerdote.

Podría leer: Gremios médicos y Comité Nacional del Paro celebran fracaso de la reforma a la salud

A esta hora, se adelanta una reunión del Comité del Paro y el Gobierno nacional, por lo cual, el sacerdote pide que “por favor dialoguen, mientras ellos se sientan a dialogar, mucha gente está marchando y a esta altura, después de casi 15 días de paros, la gente está con mucho odio y rencor en el corazón y no merece perder la vida nadie“.

Hasta el momento, hubo al menos, 20 jóvenes capturados y 15 heridos, se reportan que hay dos personas de gravedad, uno sufrió heridas contundentes en su ojo derecho y también, dos funcionarios de la Defensoría del Pueblo fueron trasladados hasta la clínica Chicamocha debido a que sufrieron algunas heridas.