En un cabildo abierto convocado por la Procuraduría un veedor denunció la asignación de 35 cargos en las empresas públicas de Quindío ocupados por allegados a la exgobernadora y al director de la Corporación Regional.

El veedor dice que las EPQ se convirtieron en una empresa familiar y de turismo, pues aunque toda su burocracia está en Armenia, allí la empresa no tiene ningún usuario.