Hace ocho años, tres testigos, entre ellos, el entonces alcalde de Guepsa, Santander, Edilberto Amado, declararon bajo juramento ante la Fiscalía que en una finca de Didier Tavera, hoy candidato Liberal a la Gobernación, se entrenó un grupo de sicarios con beneplácito de él.

Pero que con la ayuda de un coronel de la Policía de Barbosa, de apellido Díaz, Didier Tavera se habría enterado del operativo que había planeado en 2006. La investigación reposa en la Fiscalía de San Gil.

De otra parte, el también candidato a la Gobernación de Santander, Holger Díaz, célebre por cobrarle honorarios a Saludcoop a cambio de legislar a favor de esa empresa prestadora de salud cuando era representante a la Cámara, enfrenta una nueva investigación por entregar contratos a dedo, cuando se desempeñaba como secretario de Desarrollo de la Gobernación del parapolítico Hugo Aguilar Naranjo.

El periódico Vanguardia Liberal reveló que la Fiscalía lo acusa de supuestamente alterar el valor del contrato de adquisición de 130 mil juguetes para los niños del departamento, precisamente dineros de la Gobernación de Santander.

El ex contratista Carlos Fernando Sánchez, es el tercer aspirante a la Gobernación. Es ficha del ex gobernador Hugo Aguilar, condenado por sus vínculos con paramilitares, y fue el constructor del polémico cerro del Santísimo de Floridablanca. Sánchez es cuestionado por verse favorecido por contratación en la era del clan Aguilar.

Gran parte de los santandereanos consideran que las opciones a la Gobernación para el periodo 2016 – 2019 no tienen una hoja de limpia por lo cual les tocará elegir entre el menos peor.