Consultados los grupos enfrentados, cada uno interpreta a su manera el informe de Medicina Legal. Mientras los indígenas dicen que aunque las armas no convencionales no estén admitidas por el Estado, ello no significa que no las tenga y, por su parte, el Esmad sostiene que quienes se preparan para cada protesta con municiones recalzadas son los manifestantes.