El uribismo empezó su campaña de recolección de firmas contra el proceso de paz.