El fiscal Jaime Zetien, quien es el encargado de adelantar la investigación por las presuntas irregularidades que rodearon la adjudicación del contrato de Tunjuelo-Canoas, aseguró que no fue «presionado» para investigar al ingeniero Enrique Pizano.

En un comunicado, el funcionario indicó que Pizano venía siendo investigado desde 2013 por el referido contrato para la descontaminación del río Bogotá.

Según una declaración de Enrique Pizano, revelada en una columna de opinión de la periodista Cecilia Orozco, Zetien tenía la orden de «joder a Pizano», hecho que el fiscal del caso desmiente.

«Las únicas conversaciones con este abogado fueron para atender su solicitud de aplazar la audiencia de imputación de cargos por razones humanitarias relacionadas con la salud del señor Pizano», señaló el fiscal.

Jaime Zetien es el fiscal encargado de investigar los hechos de corrupción en la contratación en Bogotá, como el carrusel de la contratación, que conllevó a la condena del exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno.