Protección, respeto y amor por la niñez de Colombia, fue el mensaje de la Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz, durante el Festival de Crianza Amorosa + Juego, en homenaje al Día del Niño.

Esta celebración también fue encabezada por el presidente de la República, Iván Duque Márquez, y tuvo como epicentro el departamento de Santander.

Lea también: Ataque con carro bomba destruyó la sede de la Alcaldía de Argelia, Cauca

“Este es un gran legado de país, es un legado del Gobierno, pero es el legado de una sociedad absolutamente comprometida y convencida de que es necesario construir empatía, fortalecernos en valores de unidad, de fraternidad y de familia para salir adelante”, expresó la Primera Dama, durante el Festival de Crianza Amorosa + Juego: nutrición en cuerpo y alma, en Bucaramanga.

Durante su intervención, la señora María Juliana Ruiz destacó también los logros del Gobierno Nacional, liderados por la Consejería Presidencial para la Niñez y la Adolescencia, en apoyo con la Corporación y Niñez, que dejan un legado de crianza amorosa en los 1.103 municipios del país.

Quizás le interese: Le disparó a una mujer y dijo que la confundió con un hipopótamo

También resalta su gestión, que enmarca el bajo concepto de nutrición en cuerpo y alma que ha logrado articular esfuerzos de la institucionalidad, no solo para fortalecer el marco normativo y legislativo, también la consolidación de estrategias como Crianza Amorosa + Juego, que a 2022, ha logrado permear el 100% de los municipios, en prácticas de formación basadas en el respeto y en la eliminación de cualquier tipo de maltrato, abuso o violencia contra niños, niñas y adolescentes.

“Hoy ustedes son la prueba evidente de que estamos dejando un legado, un legado de amor, de cuidado respetuoso, de aprendizaje y de enseñanzas transformadoras, a partir del juego, a partir de lo que más nos une”, dijo la señora María Juliana.

Y añadió: “Seguiré trabajando para que las nuevas generaciones disfruten de eso que los adultos queremos ver corregido en nuestras fallas y en nuestros errores y en eso que con tanta emoción nos transmiten los niños y las niñas, que es la ilusión y la esperanza que sigue viva”.