Conocido como el ‘alien negro‘, un hombre lucha por conseguir trabajo luego de someterse a transformar y modificar su apariencia con tatuajes.

El francés, Anthony Loffredo se ha realizado una gran cantidad de tatuajes, incluso, llegó a amputarse dos dedos de su mano izquierda para que ésta pareciera una garra.

Podría leer: Un tribunal egipcio quiere transmitir la ejecución del asesino de una estudiante

Loffredo aceptó sostener una conversación en el podcast Club 113, allí contó las dificultades por las que ha pasado para obtener un trabajo formal.

“No puedo encontrar, hay muchas cosas negativas. Puede ser positivo porque te sientes mejor, pero tienes que saber que también hay un lado oscuro”, dijo Loffredo.

Foto: Instagram / @the_black_alien_project

Durante la conversación, el ‘alíen negro’ detalló el “malestar” que siente cuando es observado en la calle: “Es una lucha de todos los días, porque todos los días encuentras gente nueva que no entiende, que quiere juzgar”. 

“Así es la vida, no todos entienden todo. Como yo, que no entiendo muchas cosas de mucha gente. No puedes juzgar a alguien, nadie sabe qué hay dentro de la cabeza de alguien, por qué está haciendo eso, necesitas hablar con esa persona”, agregó el hombre que tiene 34 años de edad.

Lea más: Cárcel a un importante integrante de ‘Los Fríos’, uno de los más buscados por fleteo en Bogotá

Según relató, inició a tatuarse desde los 27 años, lleva siete años acumulando seguidores en todas partes del mundo, pues su aspecto ha captado la atención de más de un fanático.

Foto: Instagram / @the_black_alien_project

Loffredo luce varios implantes o modificaciones, las cuales incluyen una lengua partida y hasta sus globos oculares están tinturados.

“Soy un tipo normal, tengo familia. Me gusta que me miren como un tipo normal, con trabajo, con familia, que tiene una amiga, novia, todo eso. Eso es lo que me hace normal”, expresó el ‘alien negro’.

Quizás le interese: Sancionan al alcalde de Marulanda, Caldas, por incumplimiento en instalación del proyecto de gas domiciliario

“Es una lucha todos los días, porque todos los días encuentro gente nueva que no entiende, que quiere juzgar. Pero así es la vida, no todos entienden todo“, reiteró el hombre.

Finalmente, Loffredo precisó que este tipo de transformaciones que está realizando en su cuerpo, no es solo un tatuaje, “es algo más grande”.