Una pareja que salió de vacaciones por Semana Santa, terminó viviendo su peor pesadilla. La mujer murió asfixiada en un glamping y su compañero está en un hospital.

En una tragedia terminó el paseo de una pareja en Manta, Cundinamarca, Daisy Riaño de 42 años de edad murió al parecer, asfixiada mientras se hospedaba en un glamping ubicado a pocos kilómetros del municipio.

Lea más: Seis personas se fugaron de un centro de reclusión recién inaugurado, tres ya fueron recapturados

La hermana de Daisy asegura que la muerte se produjo por fallas en el sistema de calefacción del lugar.

Estaba con una conexión de un tubo de PVC, traía la campanita y la llave para abrir y apagar. Ellos la abren, se acuestan a dormir y desafortunadamente había escape de monóxido, entonces mi hermana fallece en el sitio”, dijo Claudia Riaño, familiar de la víctima.

Mire más: Gran árbol de eucalipto cayó y destrozó 3 casas en Soacha: “casi aplasta a la niña con la abuelita”

Y la pareja de Daisy “es encontrado al otro día hacia la 1:00 p. m. porque como ellos no salieron del glamping, el dueño va a golpear y le toca romper el vidrio y encuentra la escena”, agregó Riaño.

Al llegar al sitio, la respuesta de los propietarios fue que su fallecida hermana había consumido sustancias alucinógenas, pero otro resultado tiene Claudia.

Conozca más: JEP concede por primera vez sustitución de medida de aseguramiento a Capitán retirado

“El cuerpo de mi hermana muestra evidencias del monóxido porque el monóxido te deja marcas, líneas en la espalda y el cuerpo y el cuerpo de mi hermana las mostraba“, explicó Claudia Riaño.

Guillermo árbitro de fútbol, la otra persona que se alojó en el sitio, está en una UCI y batallando por su vida. El llamado de las familias es a vigilar estos hospedajes que se han convertido en una atracción turística en varias regiones del país.

En video: “Muy bonito”: Mamá reprende a su hijo en un parque de Santander porque portaba un arma cortopunzante

“Daisy era una animalista consagrada, amaba a los animales. Hacía campañas para los animalitos callejeros en Ubaté para darles comida. Adoptaba animales; ayudaba mucho. Deja una niña de 18 años y nos deja un vacío muy grande”, recuerda su hermana Claudia agregando que quiere que “se visibilice” este caso.

“Yo quiero que esto se visibilice para que muchas familias que vayan a los glamping no vayan a pasar por lo mismo que nosotros pasamos. Por favor, las autoridades estén pendientes de cómo funciona”, precisó Claudia Riaño. El viceministerio de Turismo está verificando si el glamping Bella Vista está en el registro nacional.