Cuando suena la alarma en el hospital Jikei, en el sudoeste de Japón, las enfermeras corren por una escalera caracol para recoger lo más rápido posible a los recién nacidos abandonados en el “buzón de bebés” del centro médico, el único existente en el país.

Este hospital católico de Kumamoto, en la isla Kyushu, creó en 2007 este sistema que permite abandonar un bebé de manera anónima y ofrece también otros servicios como un programa de parto sin identificación, único también en Japón.

Le recomendamos leer: Colombia sueña con ganar su primera Copa América Femenina ante una Brasil imbatible

Estas iniciativas le han valido críticas al centro médico, pero su jefe médico, Takeshi Hasuda, las considera como una red de seguridad vital.

“Hay mujeres que tienen vergüenza y mucho miedo” por el sentimiento de “haber hecho algo horrible” al quedar embarazadas, explica a la AFP.

Lea más: Cárcel para alias ‘Esteban’, ficha clave de ‘Chiquito Malo’ en el Clan del Golfo

“Un lugar como el nuestro, que no rechaza a nadie, (…), tiene mucha importancia” para esas jóvenes madres angustiadas.

Cuando escuchan la alarma, las enfermeras intentan llegar en menos de un minuto al “buzón de bebés”, decorado con un par de cigüeñas y provisto de una pequeña cama cuidadosamente preparada.

Quizás le interese: Segunda línea del Metro de Bogotá será subterránea

“Si las madres aún están cerca, les proponemos compartir su historia con nosotros”, cuenta Saori Taminaga, una empleada del hospital.

El equipo intenta garantizar la salud de las madres, escuchándolas y brindándoles consejos, y las anima a dejar informaciones que permitirán al niño conocer sus orígenes más tarde.

Nadie a quien dirigirse

Los buzones de bebés abandonados han existido en todo el mundo desde hace siglos, y perduran hoy en día por ejemplo en Alemania, Bélgica, Corea del Sur y Estados Unidos.

Su regreso en algunos países europeos a principios de los años 2000 fue criticado por la ONU, que estimó que iba “en contra del derecho del niño a que su o sus progenitores lo conozcan y se ocupen de él”.

Podría leer: Ejército se pronuncia por la muerte de secuestrados durante supuestos combates con el ELN

El hospital Jikei estima, sin embargo, que su buzón de bebés es un medio de prevenir el maltrato infantil en Japón, donde la policía registró 27 abandonos de niños en 2020, y donde 57 niños murieron por malos tratos en 2019.

Según el doctor Hasuda, algunos niños recogidos son “el fruto de la prostitución, la violación o el incesto”, y sus madres no tienen a nadie a quien dirigirse.

Quizás le interese: Presupuesto general de Colombia para el 2023 sería de $391,4 billones

En total, 161 bebés y niños pequeños fueron dejados en Jikei desde 2007, a veces por personas llegadas desde la otra punta del país.

Pero el sistema continúa teniendo problemas para ser aceptado en Japón, en particular a raíz de una concepción tradicional de la familia, según Chiaki Shirai, profesora en la universidad de Shizuoka y especialista en cuestiones de reproducción y adopción.

Le recomendamos leer: Viruela del mono: España registra segunda muerte de persona infectada

El país utiliza un sistema de registro familiar que incluye los nacimientos, decesos y casamientos de una familia a través de generaciones. Este pilar del aparato administrativo moldea también las opiniones sobre la estructura familiar.

Esto “ha anclado en la sociedad japonesa la idea de que alguien que dio a luz a un niño debe criarlo”, al punto que los niños son considerados casi “la propiedad” de los padres, explica Shirai.

Los niños abandonados y cuyo registro indica que no tienen familia son fuertemente estigmatizados“, agrega.