Una historia ha conmovido al mundo luego de que un hombre decidiera dedicarse a trabajar como conductor de taxi para buscar a su hija perdida.

La esperanzadora historia comenzó cuando el 8 de enero de 1994 Wang Mingqing de 53 años vendía frutas con su esposa Liu Dengying en las concurridas calles de la ciudad de Chengdu, ubicada al suroeste de China.

Mire más: Llegó el presidente Petro a Nueva York donde hará su primera intervención ante la ONU; así será su agenda

En una ocasión, un grupo de personas se les acercó con el fin de hacerles una compra; sin embargo, en un descuido, la pareja perdió de vista a su pequeña hija Qifeng, quien tenía 3 años en ese entonces.

La desaparición de la menor causó desesperación en sus padres quienes se dedicaron a buscarla durante años, incluso recurrieron a diferentes hospitales y con las autoridades para dejar carteles con la foto de la pequeña. No obstante, todos los esfuerzos no tuvieron éxito.

Lea también: Duras críticas de Fajardo al Gobierno del presidente Petro: “Crecen el desorden y la incertidumbre”

“Los tres salimos de la casa felices esa mañana, pero solo regresamos su madre y yo“, recordó Wang Mingqing.

Pasaron los años y los padres de Qifeng no sabían nada de la niña. En el 2015, tras 20 años de búsqueda, Wang decidió convertirse en taxista como un desesperado intento por encontrarla y porque así podría interactuar con diferentes personas.

Lea más: “¿Nos quedamos otros 70 años dando plomo?”: Gustavo Bolívar a Humberto de la Calle

Según el hombre, conversó con alrededor de 17.000 personas, brindaba detalles de su hija perdida y les rogaba a los usuarios que subían a su taxi, que difundieran su caso a sus conocidos, por lo que les entregaba una tarjeta que contenía la información y foto de la menor, reportó la BBC.

“Nunca me daré por vencido”, insistía en ese momento el padre en los diferentes medios de comunicación.

La historia de Wang llamó la atención de un artista de la Policía, quien decidió hacer un retrato más actualizado de cómo se vería Qifeng a 24 años de su desaparición.

Podría leer: Presidente Petro confirma un diálogo tras encuentro entre disidencias con alto comisionado de Paz y Gobierno de Noruega

Dicho diseño se publicó en redes sociales el cual se viralizó rápidamente en China. Posteriormente, en el año 2018, una joven de 27 años llamada Kang Ying se contactó con las autoridades, ya que se sorprendió por lo mucho que se parecía a la mujer del retrato.

Asimismo, la joven reveló que pensó que podía ser ella, debido a que cuando era muy pequeña, la encontraron sola a 20 km de Chengdu, por lo cual, fue dada en adopción a una familia de la zona que la educó con amor durante años.

Lea más: 10 hombres habrían sido violados y golpeados por otros reclusos en estación de Policía en Cartagena

Tras ver las noticias, la mujer se contactó en marzo de ese año con la pareja y detectó -nuevamente- que tenía rasgos únicos y similares con la niña, entre ellas una pequeña cicatriz en la frente y el instinto de tener náuseas cada vez que lloraba.

El 1 de abril de 2018, la joven se hizo una prueba de ADN y se confirmó que era la hija de Wang Mingqing y Liu Dengying. Seguidamente, Kang quien vive en otra provincia china, optó por viajar a Chengdu con su esposo e hijos para reencontrarse con sus padres tras 24 años.

Quizás le interese: MinTrabajo asume funciones presidenciales por viaje del presidente Petro a Asamblea de la ONU

El hombre, al ver emocionado a su hija, dijo entre lágrimas: “Papi te ama. A partir de ahora, papá está aquí, no necesitas preocuparte por nada, papá te ayudará”.

“No puedo decirles cuánta esperanza, decepción y desesperación hemos sufrido en los últimos 24 años. Ahora, finalmente, podemos volver a encontrarnos”, narró Mingqing al periódico Beijing Youth Daily.

De la misma manera, Ying expresó sus sentimientos y dio unas palabras para la prensa local tras abrazarse con su verdadera progenitora. “El mundo entero me dijo que no tenía madre, ¡pero la tengo!”, exclamó.