El afroamericano William Virgil, fue condenado en 1988 por abusar y apuñalar mortalmente a una mujer y duró 28 años en la cárcel, sin embargo, se demostró que fue un error, demandó a los oficiales que lo acusaron, pero murió antes del juicio.

De acuerdo con los documentos judiciales, Virgil sí era inocente, por lo que en el 2010 un grupo de abogados de Kentucky (EE.UU.) se interesaron por su caso y ganaron una moción para realizar pruebas de ADN.

Conozca más: Kremlin dice que no hay avances en negociaciones con Ucrania en etapa actual

“Las pruebas de ADN del hisopo vaginal de la víctima excluyeron a Virgil como contribuyente y (…) se descubrió que los cabellos recuperados en la escena del crimen no contenían el ADN de Virgil”, decía una orden sobre una moción de juicio sumario.

Los resultados arrojaron que la víctima había sido abusada y asesinada por otra persona y no por Virgil, asimismo, un testigo clave de la acusación, Joe Womack, se retractó de su testimonio.

Podría leer: Dos astronautas rusos y uno estadounidense regresan desde la Estación Espacial Internacional

Womack compartía celda con Virgil cuando se investigaba el crimen, sin embargo, el testigo aseguró que un oficial “lo había obligado a testificar al amenazarlo con acusarlo de responsabilidad cómplice”.

“Según Womack, Wagner le pagó en efectivo antes de su testimonio y el fiscal Hoot Ebert prometió escribir una carta a su favor a la junta de libertad condicional”, dijo el juez David Bunning, por ello, Virgil fue exonerado de los crímenes y puesto en libertad.

Quizás le interese: Expertos de Colombia, Noruega y Bosnia formarán comisión ONU para Ucrania

De esta manera, William Virgil demandó a las ciudades estadounidenses Norwood, Cincinnati y Newport debido a que varios policías ocultaron y fabricaron pruebas contra él.

En este sentido, el juicio había sido programado para agosto del 2021, sin embargo, el juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, David Bunning, aplazó el caso para que los oficiales pudieran apelar.

Lea más: ¿’Fico’ Gutiérrez puede aparecer con ese apodo en el tarjetón? Registraduría consulta al CNE

De esta manera, el abogado de Virgil, Elliot Slosar criticó que el retraso es una táctica dilatoria y advirtió que su cliente de 69 años, podría no sobrevivir al aplazamiento de un año.

No obstante, Jeff Mando, que representa a los exagentes de policía de Newport Marc Brandt y Norm Wagner, aseveró que no se trata de ninguna táctica dilatoria, sino de un derecho fundamental a recurrir a un tribunal superior.

Lo más visto: Una mujer decapitó a su esposo con un machete tras llegar borracho e intentar abusar de ella

Sin embargo, Virgil falleció el pasado 2 de enero, casi seis años después de haber quedado en libertad y de haber impuesto la demanda que aún está pendiente.

“Todo lo que William siempre quiso fue un día justo en la corte. Nunca entendió eso. El hecho de que William Virgil no pudiera vivir para ver justicia es un recordatorio de cuán grave es su mala conducta y cuánto deberían pagar por ella”, dijo el abogado Slosar.

Lea más: “Solo salía a asaltar, no le hacía daño a nadie”: insólita reacción de una madre tras la muerte de su hijo

En estos momentos, la denuncia de Virgil se encuentra ante el Tribunal de Apelaciones del Sexto Circuito de EE.UU. y, dependiendo del resultado, el juicio podría celebrarse en 2023.

Al igual que a muchos otros, el sistema de justicia penal falló a William. Le falló a su familia. Es difícil no sentir que el sistema le ha fallado de nuevo al permitir que su demanda se prolongara lo suficiente como para que no pudiera ver el final [del juicio]”, lamentó Slosar.